Y voló, y me hizo volar, y volé de él

parapente

Pues sí.
Volé. Sin drogas, ni vino, ni nada.

Que se ve que con una tela de pocos gramos y unas cuantas de cuerdas, que te puedes tirar al vacío.

La verdad no sé qué desayuné aquel día, pero me da miedo que ni siquiera me temblaran las piernas cuando mi red bull particular, dijo “CORRE FORREST, CORRE!”.

Pero que sí, que lo recomiendo.

Igual que recomiendo mucho no escuchar Ismael Serrano bajo ningún concepto si uno tiene el día torcido. Torcido del palo, si fuera un espacio urbano sería un callejón sin salida, por ejemplo.
Así de jodido digo.
El bueno de Ismael es un amor, pero digamos que nunca desbancará a Paquito el Chocolatero en un fin de fiesta de pueblo. Que ni tan mal, porque Ismael te quita tanto las ganas de todo, que no te quedan ni para autolesionarte.
Depresiones al margen, ya es viernes.
Los viernes en realidad molan de por sí, porque todo el mundo intuye que esconden algo interesante.

Es como cuando compras un jersey de marca muy caro y crees que solo por eso ya tiene que quedarte bien. Y todos hemos visto cómo viste Sergio Ramos. Y no.

Pues eso, el fin de semana ya está aquí. A mí la verdad me da un poco igual, porque de lunes a jueves vivo en un sábado que no acaba nunca. Y luego ya descanso.

Menos el domingo por la tarde.

El domingo por la tarde es un falso lunes. En realidad el lunes empieza el domingo con la primera de las películas basadas en hechos reales de antena3.
Pero no se altere nadie, que contra los prontos lunes, Netflix.
Que vale, que no voy a decir nada de Stranger Things, porque si alguien más dice que mola (y la verdad es que súper mola) voy a empezar a odiarla (que no).
Lo más molón de la serie es que a alguna mente privilegiada se le haya ocurrido hacer una chuminada con la movida de las luces, y se puedan enviar mensajes encriptados a lo decoración navideña.
Gracias amigo X por llamarme “Lerda” con tanto estilo. Yo también te amo.
Cambiando de tercio, aunque yo sea más de quintos, me pongo seria.
Voy a hacer una mención especial al tipo que con sus buenas palabras y su cariño, y sus golpes en la mesa y sus enfados, me hace pensar en querer ser mejor persona.
O persona.
O me hace pensar, que ya es mucho.
fran
Srta. Martín, gracias, sin su colaboración no hubiera sido posible.
@psicologiadvida Fran para los de cerca, que eso, que GRACIAS.
Y que llevas muy bien los 34 años y 1 día.
Suena a condena pero la pena no se empieza a cumplir hasta los 40, no sufras.
Que la movida esta de currar no mola, pero cuando tienes la suerte de hacerlo con gente como tú, mis ladies del equipo, y algún/una que otra personalidad más, pues oigan que a veces creo que debería salirme a pagar.
En fin gentuza, que hasta aquí. Ni más más, ni más menos, que diría la Esteban.
Por cierto, siempre pienso que si fuera cocainómana y viera cómo se ha quedado la Esteban, no querría quitarme de las drogas.
Lo siento.
A disfrutarla humanos.
Y no olvide nadie lo de Quien bien te quiere te hará gemir.
#AMEN

 

la fábrica de la tele

IMG_4199

lo mío es trabajar en agosto.

por el karma.

supongo que haber estado ahí donde la estampa (no, no es Gibraltar), pues tiene que pagarse caro.

dos del ocho hoy ya. y la navidad a la vuelta de la esquina.

este verano me he hecho mayor. bueno como cada verano.

es lo que tiene haber nacido en julio.

pero no, más mayor digo. y me he dado cuenta así de golpe.

como cuando te levantas una mañana y sientes que durante la noche te ha crecido el pelo y tu melena luce más larga.

pasa, lo juro. alopécicos del lugar, el pelo existe, no son los padres.

hacerse mayor es contestarle a la del anuncio de Casa Tarradellas cuando la prota pregunta si el fuet se ha volatilizado.

o que te entren unas ganas incontrolables de ir a Lidl porque esta semana vuelve Vitasia. Como si te importara una mierda comprar brotes de soja a 59 céntimos.

y eso se acentúa aún más si eres muy de tele5.

tele5 es como ese amigo que todos tenemos a quien no hace falta prestar atención porque se pasa la vida repitiendo las mismas anécdotas. y con el tiempo además, de lo que pasó (que  viviste) a lo que cuenta, ha cambiado el género de la película.

y el cometido de la noche es lanzar una pregunta: por qué Hable con ellas?

en serio.

como concepto es bien: queremos mujeres que hagan lo que han venido haciendo los hombres y que conduzcan shows nocturnos, hablen de actualidad, hagan entrevistas y hasta opinen.

la cosa ya se tambalea cuando para hacer algo que en genérico conduciría un macho, calzan  a cuatro mujeres.

bueno, no pasa nada, igual es que llenan más y dan luz y color.

pero luego si te da por desactivar el mute del televisor y prestas atención al cuadro, te das cuenta que se trata de una operación encubierta (sí, soy muy fan de la saga Bourne, vivo creyendo que somos objeto de espionaje. todos, siempre) para desacreditar aún más si cabe el papel de la mujer en la sociedad.

bueno para eso, y para reforzar la idea que las hembras objeto venden más. sí, todavía hoy.

que bueno, admito que han colocado a Sandra Barneda de maestra de ceremonias, y de leona en un pajar, porque es la única que trata de defender la honra femenina.  aunque a veces ponga cara de tener que pasar por Gaes, haciéndose la sorda para no tener que ser desagradable en su morada. No sea que el público la tache de feminazi, por lo de su lesbianez conocida.

y a tiempo real añado que el debate de hoy es de máxima actualidad: es posible mantener la amistad con un ex?

y de contertulio, el pequeño Nicolás.

Amigos todos, el problema  es mío que soy mucho de dar segundas oportunidades y quiero pensar que el programa puede mejorar e insisto en verlo.

ahí va el hit de la noche, de la mano de Fernando Arrabal:

“Todo hombre quiere que la mujer más bella del mundo le chupe la polla”.

(risas y aplausos en plató).

 

World, sweet world

image

Y ésto es, con diferencia, lo más arriesgado que he hecho en mi vida hasta el momento: intentar entrar en un país con chanclas y calcetines.

Pero nadie dijo que viajar fuera fácil.

Yo sólo siento que estoy de vacaciones cuando mi atuendo es algo que me une más al “clan de las bosnias” que a la familia real. Aunque bueno, para eso con poco más que hacerte entender al hablar pues también.

Ayer le decía a un colega que no me fío de la gente a la que no le gusta viajar, o que no disfruta pensando en hacerlo. Que sí, que para gustos colores, pero a todo el mundo le sienta bien la ropa negra.

Este año repito Singapur por  varios motivos: el principal es que ya estuve el año pasado. Perdón, habla el jet lag.

Lo dicho, repito porque es una ciudad hospitalaria. Sobre todo por los españoles que te reciben como un niño que sigue creyendo que hay que portarse bien porque los Reyes Magos lo ven todo.

Los “expat” que dice Sandra, (we love you) [léase expatriados] son felices en Singapur con sus vidas, sus trabajos y sus ‘dumplings’, pero vibran cuando reciben visita desde su país natal. Que digo yo que algo tiene que unir compartir facinerosos con corbata, dieta mediterránea y siesta.

Viajando aprendes que lo de “españoles por el mundo” es el programa más pedagógico de la televisión de los últimos tiempos.

Hurra por un programa que invita a marchar del país y recorrer mundo porque a cualquiera, aunque more en el lugar más escondido del planeta, le va mejor que al que se queda. Y además el WIFI no hay ni que pedirlo.

UNA OLA para los valientes que dan el paso, cruzan el charco y se adaptan a lo que venga. Aún cuando sea mejor que lo que conocían. (Ya, suena raro, pero les envidio y quiero darle a todo un aire Lars Von Trier, aunque no lo tenga).

image

Y así estábamos tan pichis esta mañana, de jornada de reflexión. Y está pensada la foto delante de la mezquita más importante de Singapur. Sino que se lo pregunten a Houellebecq <lector genérico, es un guiño para un lector concreto, no hay que entenderlo todo>.

Total que aquí también se habla de elecciones, pero tienen más que ver con si carne o pescado; cerveza o vino; o terraza o interior con aire acondicionado.

*elegir correctamente las tres opciones tiene premio, mensajes por privado.

Hasta aquí hoy, porque son las 03:04h del ya domingo, porque escribir en un iPad con la luz apagada y jet lag me está costando la salud que no tengo y porque sólo quería enseñar la patita para informaros que escribo poco porque coleo mucho.

Buenas Noches y (más que nunca) Buena Suerte.

{votar por correo me costó casi 2 horas, así que pasen y voten mañana}

 

 

ya no se hacen cosquillas

pic30m
*instantánea tomada por un colega que nunca optará al Pulitzer.

Hace tiempo que le estoy dando vueltas al tema y sí, creo que se están perdiendo las cosquillas. Vamos que igual es algo que se hacía en épocas pasadas porque no teníamos whatsApp.

Que bueno esa otra: qué hacíamos en los semáforos antes (antes del whatsApp digo, y aclaro para los que tenemos déficit de atención) las personas humanas de bien que nunca hemos hurgado en nuestra nariz (ni en tocha ajena)?

La movida es que últimamente solo tengo pensamientos que se reducen a una idea: cuando yo era joven, la vida era distinta. 

Muy strong: cuando yo era joven.

Ojo cuidado que no es que sea mayor (vieja vamos). Lo que pasa es que me he puesto a echar cuentas y ya no me da tiempo a ser una abuela molona. Shit.

Claro porque a ver, si tengo 36 años, 12 meses, 10 días, y casi 2 horas (la edad es algo que me trae sin cuidado, sí), pensando que hoy mismo, justo ahora, sola en casa, fuera capaz de embarazarme (he consultado varias fuentes, y hay empresas que por una módica cantidad de euros te mandan inyecciones de esperma a domicilio listas para inyectar), y contando que mi vástago (será vástaga que ya lo tengo todo pensado), tarde digamos lo mismo que yo en gestar otro mini humano, como pronto podría ser abuela a los 73.

73 es una edad buena para hacer puenting, para volverse a enamorar o para ir a una playa nudista (amén publicista de ING Direct). No para hacerse cargo de un bebé que está  programado para importunar.

Pues así lo calculo todo: mal. 

Pero bueno, cuando llegas a cierta edad (y dale perico al torno), ya eso es casi lo de menos.

INCISO: para poner en situación, son las 00.55h del lunes (los quisquillosos apostillarían “ya es martes”), y tengo la tv de fondo (ya, perdón, yo también he dicho hasta la saciedad “es que no veo la tele, soy Netflix”, pero he mentido como muchos otros).

Al lío: acepto de todas todas que en tve1 no haya publicidad y que den la película del tirón. Pero sería posible, de alguna manera, que entre película y película nos dieran tregua a los que tomamos cola de caballo como si nos importara mucho lo de que “de lo que se come se cría”? GRACIAS.

Sigo.

Me la pela calcular mal. 

Pasados los 30, si estás buena y tienes pasta son los 40 (me lo han contado) los números son ETA.

En valores absolutos intentamos esconder peso, edad, sueldo y hasta número de parejas estables (de ligues en mi caso, que siempre he dado con hombres que creían que “compromiso” era una consigna para bajar al restaurante japonés a adquirir algún tipo de sopa). Total, paso de contar. Si no fuera así no tendría un Zara en casa, con sección Kids incluida. Amancio Ortega es mi hipoteca.

Si me importaran algo las cifras, habría puesto ya la reclamación por las 2 horas y media de retraso del vuelo que cogí el lunes pasado. Por cierto, alguien de Air Europa en la sala? por arreglar el tema de forma amistosa digo, ni pa’ti ni pa’mí.

Cambiando de tercio (y dale a los numbers), que se avecina el verano familia. Que el verano es esa época en la que o estamos de vacaciones (a  mí me queda nada) o nos da por sacar el funcionario de carrera que llevamos dentro. Vamos que es el tiempo de no hacer nada, aún en el curro. Pero bueno es tontería: trabajo con gente que vive en un eterno estío.

A mí me pasa algo curioso y es que cuando se alargan los días, lo que quiero es dilatar las noches. Sigo con mi lógica aplastante. Las noches de los días más largos son las que más cunden. Bueno o eso me dijo mi terapeuta. Y como me conoce la jodía. Que sabe que me muevo mejor en ambientes en los que la penumbra es la reina.

Sí, tengo terapeuta. Y quiero añadir que esta semana tengo cita para un masaje bioenergético y para una sesión de hipnosis. Se puede ser más friki (o friqui, que también es correcto)?

Pues sí: también me estoy currando la adicción a los Room Escapes.

Yo creo que hasta la fecha es lo más adrenalínico que he probado. Lo siento hombres que habéis pasado por mi vida.

Pues sí, los Room Escapes son un rollo Cluedo en 4D donde puedes sentirte señorita Amapola y te encantaría tener un candelabro para matar a alguien en la cocina.

El Cluedo es el responsable de mi formación como Criminóloga. Tenía que decirlo. Y no, nunca he visto un episodio de CSI, pero preguntadme por la cuerda, el puñal o la pistola (por cierto Juguetes HASBRO, las miniaturas de las armas eran necesarias?).

Total que en un Room Escape, estás dentro de esa movida que nunca te gustaría vivir pero que siempre has tenido curiosidad de tocar de cerca, llámalo crimen, llámalo misterio, llámalo habitación oscura. Y mola mazo, porque nos pasamos la vida del palo “mierda! mierda! no me acuerdo de la canción que tarareabas antes, me das una pista? pero no me la digas eh!” y queriendo adivinar cosas y va y se inventan la movida esa. Por cierto, esa consigna siempre acaba en un “bueno va, dímelo, pero joder, lo tengo en la punta de la lengua, pero va, da igual“.Seguido de un, “mierda es verdad“.

Si es que está todo inventado.

Y bueno, ya acabando, tengo algunos conocidos que al leer Room Escape entienden Ikea, porque también les resulta un enigma tratar de salir vivos de ahí. La pena es que ellos no tienen un máximo de 60 minutos, y para ellos ese es solo el tiempo mínimo.

NOTA AL LECTOR: se informa, se comunica, se avisa, se AMENAZA: la próxima publicación será necesariamente posteada en un lapso de tiempo inferior al actual, pero las condiciones (mayormente mentales mías) no lo han permitido esta vez.

Quiéranse, entre ustedes y hacía el resto.

pic2hoy.jpg
*boas noites

 

 

 

 

quiero ser chica Almodóvar

13016658_10154147351283236_1884771774_o (1)
*apuntando maneras. no sé para qué. ni por qué.

y es que ayer en el cine viendo JULIETA, me eché de menos en alguna escena.

Si alguno de los presentes conoce a Pedro, por Dios, que le hable de mí. Sólo por encima si puede ser, que quiero que le entren ganas de conocerme, no de huir despavorido.

La verdad que la película no decepciona: hay colores, lágrimas y alguien en coma.

Qué le pasa a Pedro con la gente que está en coma? La verdad que por un momento pensé que estaba viendo un casting cualquiera para salir en un programa cualquiera de tele5: no hay ni un personaje que no haya perdido a alguien o esté más lost en la vida que nuestro (no) presidente del gobierno.

Por cierto, casi mejor no explico nada de la película que cuando me caliento no filtro pero: Emma Suárez estás que te sales, aunque a veces me ha dado la impresión que estaba viendo la secuela de Sobreviviré (Alfonso Albacete, David Menkes, 1999). Ahí lo dejo.

De tete Agustín no digo nada, que se marca siempre un Hitchcock y me parece entrañable. *Jóvenes del lugar, podéis consultar Wikipedia para descifrar el concepto. O escribirme un privado.

Pues ahora a lo que iba, mi momento Mr. Wonderful: la vida es maravillosa si se va a la playa en abril. O lo que es lo mismo: estuve en Tenerife la semana pasada y creo que debería ser por decreto tener que ponerse el bikini en primavera. Y viajar a las islas Canarias. Y no trabajar. Y reír. Y beber todo el día.

Coño, nos faltan Congresos de Ministros para sacar toda esa movida.

Al lío: Tenerife mola. Vale, en el fondo igual lo que mola es tener vacaciones cuando el resto de la población activa del país trabaja. Bromis a parte, la gente es un diez, el paisaje un once y la cerveza Dorada lo más. Además llegas allí y se te reprograma el cuerpo, vamos que si intentas estresarte no puedes y que si quieres enfadarte no te dejan. Un pasote la verdad. Y yo por la Condal que a veces sólo me siento para mear, recado arriba, moto abajo, y escucha, en la isla los biorritmos justos para no caer en coma (Amén Almodóvar).

Y en viendo que necesitaba actividad entre tanta calma, que me planto en el Media Markt de Santa Cruz de Tenerife y me compro la Fitbit.

Nota al lector: no voy a comentar nada de las tenderas del lugar, sólo añado que si fuera de criticar le abriría un tripadvisor a la morena de pelo largo (Marta L.) que me tuvo esperando 32 minutos antes de darme la pulsera que se supone estaba buscando y portó en la mano durante todo ese tiempo. Lo que pasa es que no es mi estilo ir así por la vida.

A ver, la Fitbit, para el que aún sea coherente, aspire a tener una vida normal y ser una persona de bien, es esa pulseracorrea de actividadbasuco que nace con la intención de incentivar el movimiento y se ha convertido en preparadora involuntaria de medallistas olímpicos.

Un tema: no debería estar contraindicada para la gente que como yo nos obsesionamos fácil? Lo digo más que nada porque claro, entre desafío y desafío con los colegas que la tienen, entre mi mal perder, y entre el cromosoma de la competitividad que tengo en mayúscula en mi mapa genético, pues que anteayer me vi saliendo a andar a las tantas para sumar más pasos que Forrest. Y así no, oigan. Que entré por el parking para tener que bajar dos plantas y luego subir siete más (vivo en un quinto, quinto segunda para Hugos Silvas, Marios Casas y Andreses Velencosos. Lo siento amigas, a mí lo de ser sapiosexual me suena a follar con ranas, y hoy por hoy de momento aún no lo contemplo).

Y digo más: si algún otro humano aquí presente la tiene que me añada, que me rete, y que me deje ganar si no es mucho pedir.

Antes de acabar sólo una cosa más: hay vida después de GHVIP.

Por cierto, felicidades Laura Matamoros. Y gracias. Los que aprendimos a insultar a nuestros allegados gracias a las peleas entre tu señor padre y tu tío, hemos podido disfrutar contigo. Te dolerá leerlo (que alguien se lo haga llegar) pero me temo que te vas a quedar calva. Los calvos discuten fuerte, así como tú, o sea que te sobra pelo.

Empieza Supervivientes. Yo hace tiempo que vengo pensando que el programa de los robinsones lo gana el telespectador que aguanta sin que le dé un brote de epilepsia en los meses que dura el reality. Gracias Fábrica de la Tele por no darnos tregua.

Aunque bueno, la parrilla se está caldeando cada vez más: creo que First Dates (en Cuatro, lo dan en Cuatro) es merecedor de un TP de Oro de este año. O si me apuras de un Ondas.

A ver que el formato está bien, no hay nada más actual que las citas a ciegas. Llámalo Tinder, llámalo Twitter, llámalo preparar unas oposiciones en la biblioteca del barrio: se lleva quedar con desconocidos. Para buscar el amor, sí.

Me falla un poco la mano negra que escoge a los comensales (se encuentran en un restaurante para cenar) sumado a que Sobera no se canse de decir que la grandeza del programa es que no hay guión.

Nos ha jodido. Escogiendo tan bien a los protagonistas, no hacen falta palabras. Basta que alguno dispense una hostia a su elegido. Está por ver.

Slit baizt!

13036582_10154147485538236_1672119658_o
*está pasando, 01:19h

 

 

 

Día Mundial del Teatro. Resurrección del Señor. #microcuento

IMG_3798[1]

* Lo mejor aún tiene que llegar. (foto tomada en el Cementerio de Sants, 28.03.2016)

Pues muy bien. Con mensajes así supongo que no hay nada más que añadir. La movida #MrWonderful llega a todos los rincones y supongo que un hotel de muertos no iba a ser menos.

A todo esto: sí, voy a cementerios. Sin más. Aunque no conozca a nadie que more allí. En realidad es curioso porque la gente que te ve salir te saluda muy del palo “te acompaño en el sentimiento”, aunque el sentimiento sea “joder como me mola pasear por sitios en los que no tengo que esforzarme por evitar poner malas caras a humanos”. Asocial, sí.

Sinceramente agradezco que nos obliguen a no trabajar los días de la Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo. La verdad que es una movida que me rompe fuerte la cabeza, porqué no sé en qué momento se ha valorado que no puedan ser igual de relevantes Los 8 Días de Oro de El Corte Inglés. Supongo que es sólo porqué dura más jornadas.

Este es el primer año que como carne en viernes santo. Que sí, que ya, que he dicho que la semana santa me la trae al pairo pero que llevo 36 años viviendo con el ojo no comas carne el día que matan al míster, y eso marca. Es como cuando reenvías un whatsApp de esos en cadena aunque no te creas que si no lo haces vayas a palmar en la cuneta de una carretera secundaria. O que si la maldición es de las gordas, vayas a morir soltera.

Pues comí carne. Me sentí sucia. Pero me duró casi nada. En realidad cuando cogí el tren de regreso a mi zona de confort (era una barbacoa en un paraje de ensueño) ya se me olvidó el pecado. Yo es que no puedo ir en tren. Bueno ni en nada que implique a.Que yo no conduzco; b.Tener gente cerca; c.No poder sacar el iPhone por miedo a que me lo roben. Ir en tren es de valientes, y yo el atrevimiento lo guardo para otras cosas. Ir al remate de las rebajas del Zara, por ejemplo.

Y al margen de la BBQ prohibida, esta semana santa he aprovechado para hacer eso que nunca puedo hacer de normal: NADA. Viva no hacer nada. O hacer poco. Viva sólo respirar vamos.

Eso incluye ver todas las Galas y programas especiales de Gran Hermano Vip. Menudo programón. Y que pena que en este país no invirtamos en investigación pero que llevemos 16 años estudiando semejante experimento sociológico. Voy a obviar cualquier comentario, porqué igual ya se ha dicho todo y paso a su programa análogo en la competencia: Cuarto Milenio. Está demostrado que si enlazas uno con otro la misma noche de insomnio no notas ningún cambio. 

Me encanta Cuarto Milenio. Aunque reconozco que con Iker Jiménez me pasó un poco como con Javier Sardà cuando hizo a cara descubierta de Sr. Casamajor. Y es que el paranormal de Iker (es que no sé como debería llamarle, que no es por ser faltona) me encantaba cuando sólo hacía radio y me obligaba a esconderme bajo el edredón en pleno verano. Pero una vez vista su cara, pues mal. Porqué da más miedito él en sí mismo que lo que cuenta, y así no oigan.

A todo ésto creo que me encantaría ser colaboradora del programa. En mi mundo ideal he imaginado que para poder serlo, la prueba es ver la saga de REC con un pulsómetro puesto.

Si te alteras, nada. Pero no es mi caso. Me encantan las películas de miedo, las de fantasmas, las de sangre y las de rubias que mueren por ser rubias. Así que desde aquí: si alguien conoce a Iker Jiménez que le hable de mí. O a Carmen Porter.

A mí ella me recuerda un poco a Marina Castaño. Que con eso no digo que no sepa escribir ni nada. A veces pienso que igual está deseando que palme para ver si es capaz de contactar con él y dedicarle una sección en el programa. Porque por supuesto la película preferida de la pareja es Ghost, claro. También creo que su versión del salto del tigre es marcarse un Psicosis en la bañera. Y me los imagino en casa, sobresaltándose con una caída de plomos (si se va la luz, para los jóvenes).

Pues así todo el día. Inventándome vidas ajenas. Con sus comidas preferidas y sus cantantes estrella. Alguien sabe si dice algo el dsm-5 de eso? (aclaro, Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales). 

Y mañana, a falta de Jueves Santo, pues algunos celebramos La Mona. O el día de pagar el chocolate (comestible) a precio de bombón belga. La movida va de que el padrino le lleva un pastelón de chocolate a su ahijada. Se ve que la madrina tiene que llevarla a bendecir la palma, pero si no has podido (mea culpa) pues le llevas también dulces y tal. Que ya el mes que viene en tele5 se marcarán un 12 meses 12 causas contra la obesidad infantil y subsanamos el tema. Porqué en origen eran huevos cocidos plantados en un roscón. Huevos, de gallina de corral, cocidos. Pero dale tú ahora a un niño un huevo cocido. Y que el único juguetito sorpresa que haya en su interior sea una yema naranja. A ver por dónde te lo acaba metiendo.

Por cierto, interesante dar por finalizada la Cuaresma celebrando la Mona. El nombre proviene de la munna o mouna, término árabe que significa “provisión de la boca”, regalo que los musulmanes hacían a sus señores. Y así cerramos el círculo religoso.

Slit baizt!

la mona.png

apagando la luz

Todas Putas

FullSizeRender.jpg

No voy a intentar averiguar si el bueno del autor de Todas Putas  (Hernán Migoya, 2003)intentaba dar una lección magistral sobre lo que no debería ser, caricaturizando lo que está siendo. Pero vamos que lo de la psicología inversa no sirve para todos. Yo lo leí hace una década, y no sé si lo entendí bien pero creo recordar que eché de menos más fotos de hombres en las páginas pares. Igual le vuelvo a dar una vuelta incluso.

El caso es que no soy yo muy dada a celebraciones, menos si El Corte Inglés no me avisa de antemano de que tengo que pasar por alguno de sus centros a comprar regalos temáticos. Pero vamos que el 8 de marzo se merece una mención especial. Que vivan las mujeres! Aunque bueno, dicen los que saben que lo ideal es que no haya días especiales de celebración de colectivos, porque eso significaría que ya no son minoría (social, no numérica en este caso cuanto menos).

Yo he descubierto hace poco que me encanta estar con féminas. A ver, como para no gustarme: la pequeña de cuatro niñas, con madre mujer, abuela también hembra, y así hasta las cavernas. El caso es que hacer terapia y meditación con y para mujeres (Alexia B. eres una diez) ordena mucho las cosas: y si en realidad nos hemos ido agarrando de los pelos porque a los hombres les gustaba la escena?

Me gustan las mujeres, aprendo mucho de ellas. Sobre todo de las que son mejores que yo, que me motiva querer imitarlas. La pena es que de altura ya me quedo con la que tengo. Bueno altura. Estatura igual sería más correcto.

Y qué decir de mi escolarización llevada a cabo por una manada de monjas. Pues ante todo que muchas gracias hermana Carmen, sor Clotilde y Montserrat Alemany. Sin vosotras mi libido no sería la que es. Si no fuera por ellas, las hermanas Carmelitas Teresas de San José (ríete tú del Froilán) intuyo que no me gustarían tanto los hombres. Joder es que eran pecado, y quieras que no, todas llevamos una Eva dentro que quiere morder manzana.

Pues retomando, en busca de una igualdad ideal (con demasiados matices para que yo me meta en ese fregao sin la presencia de mi abogado), va y en Valencia (que tienen de todo oigan) han plantado en sus calles semáforos paritarios. Me parece ya mucho lo más. Coño es que yo nunca llevo falda! Qué comunidad autónoma madre mía. Vamos que entre las fechorías de Calatrava y los luminosos, los chistes de Lepe van a parecer documentales de la 2. Al tiempo.

La movida es que a mí no me gusta nada generalizar y salir con que todas las mujeres somos o que todos los machos se creen, pero entonces veo a Alejandro Sanz currándose su Goya del año que viene en un concierto y pienso que sí, que tenemos aún mucho trabajo por hacer. Aunque bueno, estemos contentos, que algo hemos avanzado. Sino cómo se explica que cada día más hombres solteros tengan gato. O que más mujeres veamos porno. Bueno yo soy más de leer la novela y tal, pero nunca me pierdo un buen tráiler.

A todo esto aclaro: crecer con tanta mujer (cuatro hermanas sí) me ha dado un punto de camionero que ya lo querría Jesús Vázquez para él. Bueno, por ser la enana (literal) y porque mi padre quería un niño, aunque siga diciendo que no. Llamadme suspicaz, pero pasarme la infancia en chándal, con el pelo corto y meando de pie da que pensar.

Y encima me apuntaron a básquet. Ni siquiera hacía falta que los mocosos de mi edad me llamaran cuatro ojos. Era más ofensivo verme jugar los sábados. Pero bueno, a los padres se les quiere y se les perdona todo. Ya casi no le guardo rencor.

Habéis escuchado la movida esa de que cuando muchas mujeres pasan tiempo juntas se sintonizan las reglas? Pues doy fe. Y mi padre. Vamos que hasta mi abuela octogenaria volvió a sangrar al instalarse en casa hace unos años. No me digáis que no hay algo de brujería ahí. Y luego nos extraña que haya hombres que desconfíen de nosotras. Que digo yo que el equivalente masculino debería ser que se contagiaran la calvicie. Pasa que para ellos hay Svenson.

Pues sin ánimo de moralizar acabo: que celebremos el día, que las mujeres molamos, pero que los hombres también, la verdad. Y que ni todos los taxistas timan ni todas las peluqueras son de cortar melenas. Así que poco a poco y buena letra, pero sobre todo a la par. Y que viva Massiel porque su LA LA LA era un grito a la igualdad. Me juego mi futuro cáncer de próstata.

sisters

Y me despido con una foto de tres de mis mujeres preferidas.

Vestida de rosa sí, porque aunque mi padre quería un niño, mi madre era muy de aprovechar la ropa. Y eso en mi caso es no haber estrenado vestuario hasta hace poco.

 

 

Mobile World STRESS

mobile*fotografía tomada en la apetecible Barcelona de hoy 22/02/2016

Vale que es lunes y cualquier cosa puede pasar en lunes.

Vale que el día ha amanecido GrisOscuroCasiNegro y todos sabemos que así es siempre mejor en casa.

Vale que como este fin de semana no he hecho dieta hoy estoy más pesada que de costumbre (mis compañeras de trabajo saben de lo que hablo).

Pero un tema: de verdad era necesario convertir la ciudad en un macro Scalextric, de esos de cuando éramos pequeños que el mando no iba ni dándole de hostias contra el suelo y los coches sólo se movían si tenías la suerte de vivir cerca (muy extremadamente cerca o muy descaradamente encima) del metro?

Hoy ha empezado en nuestra estupenda Barcelona (en tono Mercury) el Mobile World Congress, a partir de ahora MWC [parezco una publicación seria].

Que eso da igual, porque no sería noticia si los trabajadores de #TMB no hubieran decidido hacer huelga. De las de verdad. De esas que sí afectan, no como la de taxistas pongamos por caso, porque sin ánimo de descubrir nada nuevo NO, los barceloneses tipo normales no vamos en taxi por la vida.

Y mola porque ya que el MWC no está hecho para los de la City, para los que la levantamos cada día digamos (hablo como mi abuelo en paz descanse), pues por lo menos la huelga sí nos llega. Que bueno siendo rigurosa, a mí y a los de mi calaña (moto/autolovers) pues no, pero resulta que al final sí. O sea (hay una pija en mí), que no me afecta del palo “que vagón de metro más lleno, si me desmayo no toco suelo”, pero que como hay mucho usuario de transporte público que cuando se la ve venir coge el coche, pues al final pillo.

Traduzco: que aunque me muevo en mi Vespa porque le tengo fobia al suburbano, me he comido la p**a huelga en forma de atascos múltiples.

Que no voy a hacer un Ada Colau, y soltar la movida esa de “me parece una huelga desproporcionada” pero, EN LUNES?

Y bueno, sin ánimo de menoscabar a los cuerpos y fuerzas de seguridad de la ciudad, pero donde un alma pensante ve un Guardia Urbano controlando (meándose en) el tráfico, los conciudadanos vemos un embotellamiento (siempre con el vino en la cabeza) sin retorno.

Por qué será que funcionamos mejor por libre?

Vamos que yo creo que respetando semáforos, rotondas y cojos que pasan por donde no toca, lo de los uniformados es sólo un estímulo que no ayuda. Y es que todos vemos en un  Guardia Urbano un cuñado en potencia y así no se puede.

A ver, para los de la Condal (y para los curiosos que consultéis el GPS), en recorrer la calle Balmes des de Plaza Molina (Tris-Tras para los barófilos) hasta Pelayo (Supermercado Oriental -un Té Macha exquisito que diría una morena que conozco) he tardado 28′. Un pasote de rato. Vamos el mismo tiempo que un recién fugado al extrarradio por amor, pongamos a un pueblo a 96 km de la ciudad, diría que tarda en llegar a su puesto de trabajo en Barcelona. Pero bueno ese es tema de otro cantar.

Pero ni tan mal, porque me ha dado tiempo a hacer la lista de la compra separando envasados de perecederos; a tener todas las conversaciones pendientes que acumulo desde hace años; y hasta a hacer mi sesión de meditación entre golpe de gas e insulto a ciclista imprudente; PERO es necesario que baje de la moto con Síndrome de la Clase Turista?

Si en realidad no me quejo ni nada, sólo lanzo una sugerencia:

algún libre pensador del MWC que pudiera convenir que en cada rotonda hubiera un muchacho de ETT (bien pagado y tal) repartiendo medias de compresión a los circulantes en transporte privado? GRACIAS.

Y es que lo que nos han vendido es que el MWC genera muchos puestos de trabajo y eso quieras que no pues suena a que es bien y tal. Lo que no nos han explicado es que esos puestos de trabajo son del ámbito de la psicología, las terapias alternativas y los comercios que venden líquidos inflamables de finalidad suicida para los de la ciudad que queremos hacer de eso: de personas que vivimos en la ciudad. Sin pretensiones.  

En fin, que de aquí al jueves vamos a ir por Barcelona de puntillas, como cuando llueve más de tres gotas, bueno como cuando llueve a secas (que contradicción) y se colapsa todo.

El único consejo que os puedo dar a los amantes del asfalto es que cuando veáis las luces de freno del coche de delante encender, os pongáis los whatsApps a responder.

Buenas noches de luna llena. EN LUNES sí.

redwinecopa

San Valentín son los padres

giktira4bot

Pues este año alguien se lo ha currado mucho para que yo también pueda celebrar el día en el que los enamorados sirven al amor: mi Príncipe Azul ha llegado. A ver, que igual me hubiera molado que viniera en un coche de caballos, un descapotable o en patinete y lo ha hecho en una caja de cartón, pero bueno, algo es algo.

La movida va de que GikLive es un vino azul que está rico que lo burlas. Cada botella es ese novio que no existe al que puedo llevar a casa de mis padres o con mis amigas porque nunca va a dejarme mal. Dios existe.

Que la mención al santoral católico de hoy es más por beber, porque a mí San Valentín me suena tanto a celebración como el Día de la Apreciación de los chicles (13 de enero), el Día Internacional del Zurdo (13 de agosto) y el Día del Orgasmo Femenino (21 de diciembre). Aunque bueno igual por éste último me metía en la comisión de fiestas a organizar algo incluso.

Me he documentado y lo de San Valentín es una movida tocha entre un sacerdote (el susodicho) y un emperador que le prohibió casar a tórtolos. Se ve que el Santo, que era muy de ir a su rollo, sudó del mandamás y se puso a celebrar matrimonios en secreto a cascoporro. Total que al capo se le hincharon y espetó un “hasta aquí hemos llegado Valen, le vas a vacilar a tu puta madre” (o algo similar) y lo mandó martirizar y ejecutar. Sí: un 14 de febrero.

Así que los enamorados que en el momento del parto estuvieron segundos sin que les llegara oxigeno al cerebro, pues que celebran un asesinato. Y normal que lo festejen: defender el sacramento del matrimonio merece cuanto menos que te condenen a participar en Gran Hermano Vip. Me da que se lo ofrecieron y el Santo escogió muerte, sí.

A mí lo que me mola son las parejas que están de vuelta y no celebran el día bajo el lema “nosotros es que nos queremos cada día” (suena la BSO de Love Story de fondo). La movida es que me he dado cuenta que muchas de éstas que conozco son poseídas por el síndrome del mensaje de whatsApp en cadena, ése que te mandan con la consigna que lo reenvíes porque sino puedes morir una madrugada al abrir la nevera descalzo, y tienen que celebrar San Valentín aunque sea metiendo en el horno la pizza preferida de su partenaire, por si acaso no festejar augura un mal presagio tipo qué se yo, tener que casarte.

Luego están las parejas muy del procés aquí en Catalunya, que no celebran San Valentín porque es una fiesta gobierno central style (aún no hay presi no?), y que son más del 23 de abril. Bien. Casi prefiero libros y rosas a bombones, camisetas y condones en forma de corazón, dónde va a parar.

Yo hoy voy a intentar ser muy compasiva con todas esas parejas que aprovechan el 14 de febrero para celebrar su día sin discusiones. La movida es que siendo domingo nadie asegura nada, que todos sabemos que es el día punta de los divorcios. Oremos.

Y cierro con una duda: si una pareja tiene como día de follar el sábado, el revuelco para escenificar la jornada del amor se cambia al lunes como las demás festividades que caen en domingo o se pierde?

feliz día a todos los caris.

mic.jpg

yo voy a celebrarlo haciendo lo mío: beber vino. #bluewine

 

 

 

 

CARNAVAL yo?

carnavalblog1

Bueno, bueno, bueno. Primer post de la era Anita Eme.

Voy a ser breve, no vaya a ser que así de pronto invada hogares, corazones o provoque insomnios.

Quería empezar el Blog con algo impactante, y no se me ha ocurrido nada mejor. Sirva la foto de respuesta a toda la gente que me pregunta por qué no me gusta disfrazarme.

Y en estas fechas siempre me surge la misma duda: lo hacían mis padres sin darse cuenta? Yo creo que siempre me han querido, el problema es que algunas veces no han sabido expresarlo. Vamos que cuando las monjas me malinculcaron la movida esa de “quien bien te quiere te hará llorar”, para mí que se referían a esto…

La verdad es que no se lo tengo en cuenta, a mis padres digo, no a las arpías de las monjas. Supongo que teniendo cuatro hijas, ir a las reuniones del AMPA era complicado. Porque sinceramente, alguien sabe de qué voy disfrazada?

El maquillaje es entre de Heidi y de alcahueta, la gorguera roja (vamos a darle nivel a este lugar) me da un aire Cervantes, y el atuendo verde me convierte en un rollo edamame casero y me aleja del ejemplar de jardín botánico que se supone buscaban (véanse las florecillas colindantes).

Vamos que si mando la foto a algún Talent Show de Telecinco voy a la final directa, sin pasar por las previas.

No sé si Punset tendrá estudios sobre la enfermedad que padeces según el disfraz que eliges. Sólo lanzo una reflexión, a modo de duda que no me deja dormir: hombres con barba que elegís disfraces de profesiones femeninas sexis, qué es eso que parece que deberíais resolver? Vamos valor, nos lo debéis.

Pd: mi propósito para este 2016 es poder disfrazarme de algo digno fuera de temporada (la vida es un Carnaval, pero para éste ya no me da tiempo), sin sentirme la margarita disecada libertina que fui.

Pd2: en unos días nuevo post, esta vez sobre algo serio. Palabra.